Pastas La Muñeca > Blog > Mini > Actividades para antes y después de la comida en los niños

Blog Momentos


Actividades para antes y después de la comida en los niños

Adquirir el hábito de sentarse alrededor de la mesa y consumir los alimentos a veces puede resultar algo complicado para los más pequeños, ya que les encanta mantenerse en constante movimiento y se les dificulta concentrarse en una sola cosa a la vez.

No obstante, para facilitar el hábito alimenticio dentro de las rutinas de tus hijos, hay algunas actividades y consejos que puedes poner en práctica antes y después de cada comida.

Recuerda que para que tus hijos se adapten a este momento del día, es importante que establezcas horarios fijos para cada una de las comidas, te vuelvas creativo en la preparación de los alimentos para que estos que sean más apetecibles y evites distracciones como la televisión y los videojuegos.

Para el antes

Un aspecto importante que debes tener en cuenta para que tus hijos puedan disfrutar de sus alimentos, es el movimiento y la actividad física que realizan antes y después de cada comida.

Por eso, antes de cualquier comida, es recomendable que desarrolles algún tipo de actividad en la que los más pequeños puedan invertir una buena cuota de energía, para que posteriormente de manera automática se despierten las ganas de comer.

En este caso, puedes implementar juegos donde a través de la música y el baile, los niños puedan seguir coreografías infantiles dirigidas por ti, u otras en las que por el contrario, ambos sean participantes. Un consejo práctico es que para que hagas de estas jornadas más lúdicas, busques atuendos divertidos y acordes a cada actividad.

De igual manera, si quieres despertar ese espíritu deportivo en tus hijos, una buena ronda de aeróbicos, un simple juego con la pelota asociado a disciplinas como el fútbol o el baloncesto, saltar el laso, o correr mientras se juega a las escondidillas, son algunas ideas prácticas y muy efectivas.

Recuerda que la actividad física y el juego, son aliados vitales para conservar una buena salud, garantizar el buen funcionamiento del organismo e incluso mejorar el estado de ánimo de los niños.

Para el después

Después de comer, es de suma importancia que los alimentos hagan digestión y así, posteriormente, tus hijos puedan tomar su respectiva siesta del día.

Después de la comida, es aconsejable que integres dinámicas asociadas a temas como la importancia de la higiene oral. En este sentido, puedes ser tú el principal motivador, haciendo uso de canciones divertidas o cuentos infantiles, que le enseñen la importancia de asear sus dientes.

Otra buena idea, es que planees una serie de reconocimientos para cuando tu hijo se cepille bien sus dientes. Puedes utilizar estímulos sencillos como regalarle caritas felices o algún símbolo que le indique que ha hecho un buen trabajo. Esto irá reforzando valores como la responsabilidad e inculcará disciplina frente al hábito de limpieza que debe ir adquiriendo frente al cuidado de su propio cuerpo.

De igual manera, es ideal que después de la comida, fomentes hábitos que favorezcan sus habilidades mentales y estimulen su creatividad. Para ello puedes recurrir a juegos de mesa, adivinanzas, ejercicios de lectura, memoria, rompecabezas y actividades creativas en las que impulses su imaginación a través de elementos como plastilina, arcilla y pinturas.

Recuerda que después de la realización de estas actividades, la mente de los niños estará cargada de información, la cual tendrán que asimilar poco a poco, y este proceso se facilita significativamente a través de la siesta. Este momento contribuye de múltiples maneras al desarrollo intelectual de tus hijos y a mejorar su capacidad de aprendizaje.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Acepto términos y condiciones